Perros

Alternativas al pienso seco para alimentar a tu perro

La manera más común y fácil que existe de alimentar a los perros es mediante los piensos secos que se pueden encontrar de una gran variedad y especiales para cada raza, tamaño y edad, hoy te diremos otras maneras de alimentar a tu mascota.

Alternativas al pienso seco para alimentar a tu perro

Muchos de los defensores de perros aseguran que la mejor manera de alimentar a los canes es con alimentos frescos y manteniendo el equilibrio nutricional requeridos en su organismo.

Los piensos secos son la forma de alimentar más popular para perros domésticos, son alimentos altamente procesados donde compactan los nutrientes requeridos en la alimentación de los perros, aunque no existen estudios independientes que colabore esto.

Por lo que muchos dueños han decidido cambiar el tipo de alimentación que le dan a su mascota para evitar que ingieran alimentos procesados y con conservantes, ya que muchos de estos piensos utilizan desperdicios de las carnes para su elaboración, como ojos, huesos de ternera, cordero y pollo, plumas, vísceras y pieles.

Alternativas al pienso seco para alimentar a tu perro

Afortunadamente existen otras maneras de alimentar a tu perro usando alimentos naturales, existen ciertas compañías que se encargan de realizar comidas empaquetadas para mascotas donde puede conseguir una gran variedad y frescura.

Si prefieres alimentar a tu mascota con una dieta casera, asesórate con el veterinario cuales son los alimentos permitidos en su dieta y las porciones que le debes dar, recuerda que esto varia dependiendo de su edad, tamaño, raza y condiciones.

Otro tipo de alimentación que ha estado dando mucho de qué hablar es la dieta BARF, Fue desarrollada por el veterinario australiano Ian Billinghurst, y se basa en que entre un 60% y 80% de la alimentación del perro sean huesos carnosos en estado crudo.

Alternativas al pienso seco para alimentar a tu perro

Esto quiere decir que más de la mitad de los huesos deben tener carne, bien sea de la zona del cuello de la ternera o el cordero o huesos de pollo. El otro 20% o 40% deben ser frutas y verduras crudas, además de huevos y vísceras.

Si deseas cambiar la dieta de tu mascota, tienes que hacerlo de manera progresiva para evitar complicaciones, además de estar supervisado por su médico veterinario quién te aconsejará la mejor manera de hacerlo según sea las exigencias de tu mascota.

Sabrina Cedeño

Cocinera de alma. Amante de las cosas ricas, el buen vino y música suave de fondo.+ info

Noticias Relacionadas

Más Noticias

Más Noticias