Perros

10 cosas que jamás tienes que hacer con un bozal

El uso del bozal es requerido en muchos países, inclusos en algunos pueden llegar a multar a los dueños del perro por no usarlo, pero hay algunas cosas que no debemos hacer con ellos, aprende cuáles son.

10 cosas que jamás tienes que hacer con un bozal

Uno de los principales artículos que tiene que tener los perros son los bozales, esto es muy importante si son de razas grandes o considerados como PPP – Perro Potencialmente Peligro – pero esto no significa que debemos abusar de su uso, a continuación 10 cosas que jamás tienes que hacer con un bozal.

  1. Utilizarlo sin acostumbrar al perro a llevarlo: lo más probable es que el perro perciba el bozal como una molestia y su percepción del bozal vaya empeorando cada vez que se le coloca a la fuerza.
10 cosas que jamás tienes que hacer con un bozal
  1. Utilizar los bozales de tubo de forma prolongada: además de ser prohibido su uso en algunas zonas, utilizarlos durante más que unos pocos minutos seguidos puede ser perjudicial para el perro.
  2. Utilizarlo solo en los momentos críticos: el perro acaba asociando el bozal con algo desagradable y se hace más complicado utilizarlo más adelante, llevar el bozal debería ser una actividad normal para el perro.
  3. Utilizar el bozal para resolver un problema de miedo o agresividad: Si se utiliza simplemente como herramienta prevenir mordidas, lo más probable es que el problema de conducta empeore.
10 cosas que jamás tienes que hacer con un bozal
  1. Utilizar el bozal para conseguir que dos perros dejen de pelearse: Los perros se pueden pelear y hacer daño incluso teniendo el bozal puesto y el conflicto que tienen no solo puede seguir estando sino que puede empeorar.
  2. Utilizarlo para evitar que el perro realice destrozos: el bozal no resuelve el problema de conducta y podría incluso empeorarlo, además el perro podría hacerse daño al intentar quitarse el bozal.
  3. Utilizarlo para evitar que el perro ladre: dejar al perro con el bozal puesto para que no ladre no resuelve el problema y puede incluso.
  4. Utilizarlopara castigar al perro: el uso de bozal para castigar al perro, junto con otras técnicas que se basan en la manipulación física y en la confrontación directa para modificar el comportamiento del perro, puede provocar reacciones agresivas.
  1. Confiar al 100% en el bozal: el bozal se puede romper o estar mal colocado y el perro se puede encontrar sin bozal justo en el momento menos oportuno.
  2. Dejar al perro con bozal y sin supervisión: un bozal bien utilizado, es una herramienta que puede ser útil, no la desperdicies con un mal uso.

Sabrina Cedeño

Cocinera de alma. Amante de las cosas ricas, el buen vino y música suave de fondo.+ info

Noticias Relacionadas

Más Noticias

Más Noticias