Gatos

Las causas más comunes del estreñimiento en los gatos

Uno de los problemas más comunes en los gatos es el estreñimiento, por lo que tienes que saber cuáles son los síntomas para poder ayudarlo lo más rápido posible para que tu mascota sufra lo menos posible.

Las causas más comunes del estreñimiento en los gatos

Lo más normal es que el gato haga sus necesidades de una a tres veces al día , cuando comienza a hacerlo con menor frecuencia, pudiera ser que tu mascota este comenzando a padecer de estreñimiento.

El estreñimiento es la dificultad para defecar, evacuación poco frecuente o en poca cantidad, esto puede complicarse y darle paso a una forma más grave llamado obstipación (cuando ocurre un estreñimiento obstructivo que genera incapacidad del animal para evacuar sus heces).

Las causas del estreñimiento en los gatos son por distintos motivos, algunos de ellos pueden ser muy peligrosos, por lo que tienes que recurrir rápidamente al veterinario y poder tratarlo, acá te diremos algunas de las causas más comunes.

Las causas más comunes del estreñimiento en los gatos

Alimentación baja en fibra o desbalanceada: Una mala alimentación afectará directamente la salud intestinal, pudiendo generar estreñimiento, sobre todo si no tiene suficiente fibra en su composición.

Bajo consumo de agua: Si no se mantiene una buena hidratación, las fecas pueden salir más secas, lo que predispone a este problema.

Edad: Los gatitos más senior pueden presentar este problema con mayor frecuencia porque su digestión puede volverse más lenta con el paso de los años.

Obesidad y falta de ejercicio: Un gato muy sedentario tendrá un metabolismo más lento, sobre todo si tiene sobrepeso u obesidad, lo que podría causar estreñimiento.

Las causas más comunes del estreñimiento en los gatos

Bolas de pelo o cuerpos extraños: Estos también pueden generar este problema ya que pueden ir obstruyendo el sistema digestivo, alterando su normal funcionamiento.

Dolor: Cualquier dolor que tenga cerca de su pelvis puede hacer que evite ir al baño, ya que al presionar sus músculos para evacuar, este dolor podría verse aumentado.

Estrés: Un gatito estresado o asustado también podría evitar ir al baño, incluso puede empezar a hacer sus necesidades en otros lugares fuera de su caja.

Inflamaciones en tracto digestivo: Pueden generar dolores y obstrucciones mecánicas al paso normal del contenido intestinal.

Arena no adecuada: Hay muchos gatos que tienen sus propias preferencias en cuanto a su arena sanitaria y si no les gusta, evitarán ir al baño.

Lo más común que verás en tu gato será entonces: Utilizar con menos frecuencia su caja de arena, sus fecas pueden ser más pequeñas y secas, incluso verse sangrientas o mucosas, a veces se quejan al intentar evacuar, pueden comenzar a descuidar su aseo personal y su pelo se puede ver más opaco y sucio, pueden estar visitando varias veces su arenero pero sin resultados, y el apetito puede disminuir de manera importante.

Sabrina Cedeño

Cocinera de alma. Amante de las cosas ricas, el buen vino y música suave de fondo.+ info

Noticias Relacionadas

Más Noticias

Más Noticias